Ventajas y desventajas del calentamiento de pellets

calentamiento de pellets

Ventajas y desventajas del calentamiento de pellets

En comparación con la madera, el gas natural o la electricidad, los pellets producidos a partir del exceso de madera son una opción de calefacción más ecológica y económica.

Los cilindros pequeños granulares hechos de residuos de madera son más ecológicos y económicos que el diésel, el gas natural o la electricidad. En otros países, especialmente en el norte de Europa, se han utilizado habitualmente durante décadas, mientras que en España se han utilizado en los últimos años. No obstante, antes de instalar este tipo de estufa o caldera de biomasa, se recomienda realizar un estudio cuidadoso para adaptarlo a nuestras necesidades y presupuesto. Este post presenta las ventajas y desventajas del calentamiento de pellets y cómo obtenerlos de buena calidad.

Ventajas y desventajas del calentamiento de pellets.

Estas partículas están hechas de desechos de madera. Provienen de residuos agrícolas, industriales o municipales, que convergen en pequeños cilindros bajo presión. Su principal característica es su alto poder calorífico, por lo que se utilizan como combustible para sistemas de calefacción. Las ventajas de las partículas a este respecto son diversas:

  • Son más respetuosos con el medio ambiente que los combustibles fósiles. La madera es un recurso natural renovable, siempre que se gestione y consuma de forma sostenible. Se utiliza mejor, sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) son casi nulas y el dióxido de carbono es el principal gas involucrado en el cambio climático. No contiene azufre, por lo que evita problemas de lluvia ácida. La fabricación de pellets implica la reutilización de residuos de madera, de lo contrario estos residuos se desperdician y son peligrosos en el bosque porque pueden provocar incendios forestales. Las cenizas de la quema se pueden utilizar como abono a través del compostaje.
  • Son más económicos y seguros que los combustibles fósiles. Aunque en los últimos años sus precios en España han subido porque la producción no ha aumentado al ritmo de crecimiento de la demanda, su coste sigue siendo inferior al coste del gas natural, el gasóleo o la electricidad. Dependiendo de factores como el consumo o el tipo de sistema, se puede ahorrar mucho dinero cada año. Además, no tiene riesgo de explosión y no produce olores desagradables.
  • Menguan la dependencia de la energía externa. España necesita importar el 80% de su consumo energético, principalmente petróleo y gas natural. Al utilizar fuentes de energía renovables locales como el pellet, la balanza comercial se verá menos afectada. Según datos de la Asociación Española de Balance Energético de Biomasa (Avebiom), el uso de 10 millones de toneladas de biomasa puede evitar importar 20 millones de barriles de petróleo cada año, por valor de más de mil millones de euros.
  • Ayudan a crear oportunidades de empleo local. Desde el transporte hasta la fabricación de calderas u hornos especiales que elaboran este material, y toda la industria relacionada con él, la industria de la madera está cerca de los intereses de los consumidores. ¨El sector de la energía de biomasa, incluido el pellet, crea 136 puestos de trabajo directos por cada 10.000 habitantes, frente a los 9 del petróleo y el gas. En España, el uso de bioenergía puede generar 595.000 puestos de trabajo directos¨
  • Pueden ser universales. Hay algunos sistemas que, además de calentar una casa o habitación, también pueden calentar agua como un acumulador de agua caliente sanitaria (ACS), o que se utiliza para cocinar.

Antes de obtener un sistema de calentamiento de pellets, también es importante comprender sus deficiencias. Estos sistemas suelen ser más costosos que los sistemas convencionales, por lo que se debe considerar esto para amortizar la inversión. Dependiendo de la tecnología o sistema utilizado, el precio oscila desde un horno único hasta una caldera de condensación entre 400 y 18.000 euros.

También necesitan más espacio y atención. Las calderas de pellet no son tan compactas como las calderas de gasoil o gas, pero lo más importante es que debes tener en cuenta dónde se almacenan los pellets para evitar desabastecimientos, malas condiciones de almacenamiento o costes excesivos. Estas calderas deben estar equipadas con salidas de aire.

Para obtener un buen rendimiento y evitar problemas, aunque existen modelos automáticos que completan automáticamente las tareas, las calderas de pellet suelen requerir más mantenimiento, especialmente limpieza de cenizas.

Cómo tener un buen calentador de pellets

Después de sopesar los pros y los contras, si decide instalar un sistema de calefacción de pellets, se recomienda seguir los siguientes consejos:

  1. Realizar investigación preliminar. Calentar una habitación específica no es lo mismo que calentar todo un edificio comunitario. Hay muchos tipos, potencia y calidad de estufas y calderas. Lo mejor es ponerse en contacto con un experto para investigar e instalar un sistema que se adapte a nuestras necesidades y presupuesto, y analizar si se pueden utilizar componentes anteriores como radiadores o suelo radiante.
  2. Buscar asistencia pública. Instituciones como el IDAE o entidades responsables de la energía y / o medio ambiente de las comunidades autónomas prestan ayudas para la obtención de dichas instalaciones renovables.
  3. Obtenga pellets de alta calidad. Los mejores son los que tienen certificados de calidad. Las buenas partículas deben ser grumosas y tener un color uniforme. Si hay mucho aserrín, son escombros, húmedo, polvoriento o manchado (tienen otros materiales), lo cual no es bueno.
  4. Buen almacenamiento y mantenimiento. Cuantos más pellets compre, más barato será el precio. Se pueden adquirir en sacos de 15 kg o 15 kg traídos por un camión de gas. Para espacio y presupuesto limitados, una opción interesante es una caldera de pellets con tolva incorporada.
No hay comentarios

Escribe un comentario

Abrir chat